Arqueología del blues

African-American-Archeologists. Desconocido

La Ruta Norteamericana tiene el privilegio de contar con un extenso reportaje sobre blues que firma uno de los mayores expertos en este país del género. Manuel Recio, autor del blog La música es mi amante, vuelve a esta ruta sonora para calzarse las botas y el sombrero de explorador musical e invitarnos a un viaje fascinante. Sacad tiempo y disfrutad.

 Texto: Manuel Recio

“Estábamos muy ocupados en cuestiones arqueológicas, no teníamos demasiado tiempo para el folclore, que ya de por sí es difícil de excavar”, Charles Peabody.

Corría el mes de mayo del año 1901. Charles Peabody, un arqueólogo de la Universidad de Harvard, llegó al condado de Coahoma, al norte del estado de Mississippi, para realizar unas excavaciones que le había encargado el Peabody Museum. Allí se hizo con un grupo de jornaleros negros que iba oscilando entre los nueve y los quince, dependiendo de la tarea. Las primeras semanas se dedicaron a realizar cortes en dos túmulos abandonados por los choctaw, el pueblo indio que habitaba esas tierras mucho antes de que los terratenientes blancos se apoderaran de ellas. Uno de esos túmulos se ubicaba en la plantación Dorr, en el municipio de Clarksdale; el otro, a unos 25 kilómetros dirección sur, en la plantación Edwards, término de Oliver, sobre el río Sunflower.

James-D.-Johnson-Age-77-Texas. Biblioteca del Congreso

El calor apretaba. Las jornadas eran duras y se prolongaban desde primera hora del día hasta el ocaso. El terreno denso y pantanoso de Mississippi dificultaba la tarea. El peso de la tierra húmeda aplastaba los huesos. Según el propio Peabody, extraer un esqueleto, aun con la ayuda de una paleta, era algo bastante complicado. Estaban enterrados en un lodo que los lugareños llamaban gumbo obuckshot. Sin embargo, solo en la plantación Edwards consiguieron desenterrar 158 esqueletos y 68 vasijas. Asimismo, también recuperaron abalorios de turquesa, herramientas talladas en piedras, conchas marinas, huesos de animales, campanas de latón, pipas de arcilla y puntas de flecha y lanza. Sin duda, la tierra escondía un gran tesoro que formaría parte ahora del Peabody Museum. Pero, a medida que los trabajos avanzaban, Peabody perdió interés por los hallazgos arqueológicos para centrarse en otro tipo de tesoros…

Sigue la información en El País

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s