Mes: noviembre 2014

Finlandia: viaje por uno de los mejores sistemas educativos del mundo

finlandesesestudiandoSi un niño quisiera escapar de la escuela, tal vez se preguntaría: ¿Qué tan larga debe ser la escalera que necesito apoyar en ese muro de tres metros que me separa del exterior? Esa interrogante se la hacen todos los finlandeses en algún momento. Y no es porque planeen dejar el lugar donde comparten con sus amigos desde los 7 años de edad, donde pasan apenas unas cinco horas al día, donde no les dejan tareas para la casa y donde no les cobran por estudiar ni por comer.

No. Ellos se harán esa pregunta –jugando con triángulos y cuadrados de papel de colores– porque un profesor les pedirá imaginar lo inimaginable y, de paso, llegar por ellos mismos a lo que Pitágoras declaró 22 siglos atrás. Calcular la hipotenusa de un triángulo rectángulo es algo que los niños finlandeses, beneficiarios del mejor sistema de educación del mundo, saben hacer y no recitar. Es algo que tuvieron que descubrir y no memorizar.

El mundo entero se ha empeñado en entender el sentido que se le da al aprendizaje en Finlandia desde que la primera prueba Pisa, aplicada en el 2000 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), demostró que ese país nórdico, de apenas cinco millones de habitantes, tenía el mejor sistema educativo.

Pisa, el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (sigla en inglés), se aplica actualmente en 65 países para evaluar las competencias de las personas de 15 años en las áreas de lenguaje, matemática y ciencias. El sentido del examen no es medir conocimientos específicos, sino qué tan preparados para la vida adulta están los jóvenes; en otras palabras, cómo aplican lo que han aprendido en las escuelas hasta esa edad.

“Todo el mundo cree que tiene el mejor sistema hasta que decide comparar. Y lo que sucedió con Finlandia fue una sorpresa para ellos también. No sabemos exactamente cuál es la variable que lleva al éxito de un sistema educacional, porque no hay una fórmula mágica, pero el caso finlandés es perfecto para ver que la conjunción de muchas variables únicas puede llevar a algo asombroso”, comenta desde París el analista Pablo Zoido, de Pisa. (más…)

El inventor del método Suzuki, ¿el mayor fraude de la historia de la música?

El profesor suzuki--644x362Mark O’Connor tras investigar durante años el pasado de Shinichi Suzuki, creador del revolucionario método de enseñanza musical, desmonta su biografía.

El paso del tiempo puede revalorizar algunas cosas, pero también puede relativizar y cuestionar otras muchas. Ese parece ser el caso del padre del método Suzuki, que hace cindo décadas implantó una forma revolucionaria de aprender a tocar el violín -a una temprana edad, a ser posible ante de los cinco años, memorizando las obras y repitiéndolas después-. Así logró que miles de niños en todo el mundo tocaran el instrumento, y también que su nombre se hiciera universal y entrara a formar parte de la Historia de la música.

Ahora, cuando cuando han pasado ya 16 años de su muerte (falleció en Matsumoto en 1998), un profesor de violín, Mark O’Connor, quiere desmitificar su figura y aclarar algunos puntos de la biografía deShinichi Suzuki, que no fue como él narró a lo largo de su vida, según las pruebas que ha ido recabando en los últimos años y que ha colgado en su blog.

«Creo que es uno de los mayores fraudes de la Historia de la música», asegura Mark O’Connor. «No creo que nadie haya estudiado en profundidad la biografía de Suzuki», argumenta este profesor de violín que entre los aspectos que ha desenmascarado, se refiere a suformación en el Conservatorio de Berlín, donde habría estudiado con Karl Klingler, un reputado violinista, del que llegó a recibir clases particulares, según Suzuki, y que O’Connor desmiente.

(más…)

Waldorf y Montessori: dos métodos alternativos de educación, en práctica desde hace más de un siglo

musicSegún el informe Eurostat de 2013, España se mantiene como el país de la UE con una mayor tasa de abandono escolar prematuro entre los jóvenes de 18 a 24 años. Con un 23,5%, dobla la media comunitaria (11,9%). Evidentemente algo sigue fallando en nuestro sistema educativo.

Junto a los sucesivos sistemas de enseñanza oficiales, encontramos gran cantidad de métodos de enseñanza llamados “alternativos”, que, no exentos de polémica, buscan posibles caminos para mejorar.

Algunos de ellos, llevan desde principios del siglo XX poniendo en práctica otras formas de enseñanza-aprendizaje. Es el caso de las escuelas Waldorf y Montessori, centros basados en el principio de la libertad, la responsabilidad y solidaridad entre iguales. Son modelos en continuo crecimiento por todo el mundo y cuyas propuestas llevan tiempo siendo asumidas a título personal por muchos educadores de la enseñanza oficial y privada. En  países como Finlandia, por ejemplo,  muchos de los elementos de la pedagogía Waldorf se practican, desde hace años, en todas las escuelas. En Francia, aproximadamente 20.000 alumnos aprenden con pedagogías alternativas.

Maria Montessori (1870-1952), médico y educadora y Rudolf Steiner (1861-1925), filósofo y pedagogo, desarrollaron en la misma época dos métodos de enseñanza diferentes pero coincidentes en algunas de sus propuestas que, sin duda ,han dejado huella en la educación. (más…)

Una asignatura llamada empatía

14149647111966Los alumnos de siete años del colegio público Tinguaro de Vecindario (Gran Canaria) llevan dos semanas aprendiendo sobre el miedo. Sentados en el suelo del aula formando un círculo, los 25 chicos y chicas de 2º B hablan de monstruos, de arañas y de otras cosas que les hacen temblar.

Los primeros días, Yeray confesaba un poco avergonzado que desde pequeño le daba pánico el tobogán del patio. Sus profesores le entregaron una cámara y le encomendaron la tarea de retratar las distintas emociones de sus compañeros. Él se fue directo a fotografiar el tobogán. Los niños pasaron las imágenes al ordenador y después las proyectaron en una pantalla. El miedo de Yeray desapareció.

La clase va precisamente de eso, de que los críos revelen, proyecten o reconozcan sus sentimientos, de que los observen y los modelen como si fueran plastilina, de que aprendan a ver dentro de sí mismos. La premisa de los profesores, Virginia Santana y David García, se basa en que es más fácil entender y manejar una emoción si ésta se visibiliza. En una de las clases, por ejemplo, utilizaron una pequeña calabaza de Halloween para que los críos se hicieran idea de las dimensiones que tienen, en realidad, las cosas que les asustan.

Se trata de la asignatura de Educación Emocional y para la Creatividad, una materia obligatoria y evaluable (la nota cuenta para la media) que este curso se da por primera vez en los colegios de Canarias. No hay ni ha habido nunca otra igual en España. Se imparte a los niños de 1º, 2º, 3º y 4º de Primaria, que tienen entre seis y nueve años de edad, y su objetivo es desarrollar la “capacidad de gestionar de manera eficiente los sentimientos utilizando la razón”, de “reconocer y expresar las emociones” y de “regularlas, controlarlas y utilizarlas de forma productiva”, según detalla el informe técnico que explica la razón de ser de la asignatura.

“La educación tradicionalmente ha centrado su atención en lo intelectual, ignorando completamente el plano emocional”, prosigue el informe. “La escuela no puede ignorar que las emociones forman parte del ser humano y deben estar presentes explícitamente en el currículo”. “Para poder gestionar adecuada y eficazmente esa esencia que somos, hay que aprenderlo. Las emociones son educables y se necesita de un espacio y un tiempo específico para que este aprendizaje se produzca”.

(más…)

This Is Your Brain. This Is Your Brain On Music

harmony-project-36_custom-063b0022540e87e864cd6aa450e379e1766a762e-s40-c85Musical training doesn’t just improve your ear for music — it also helps your ear for speech. That’s the takeaway from an unusual new study published in The Journal of Neuroscience.Researchers found that kids who took music lessons for two years didn’t just get better at playing the trombone or violin; they found that playing music also helped kids’ brains process language.

And here’s something else unusual about the study: where it took place. It wasn’t a laboratory, but in the offices of  Harmony Project in Los Angeles. It’s a nonprofit after-school program that teaches music to children in low-income communities.

Two nights a week, neuroscience and musical learning meet at Harmony’s Hollywood headquarters, where some two-dozen children gather to learn how to play flutes, oboes, trombones and trumpets. The program also includes on-site instruction at many public schools across Los Angeles County.

Harmony Project is the brainchild of Margaret Martin, whose life path includes parenting two kids while homeless before earning a doctorate in public health. A few years ago, she noticed something remarkable about the kids who had gone through her program. (más…)