Mes: octubre 2015

Material Manipulativo El libro movil de las operaciones básicas Editable

Material Manipulativo El libro movil de las operaciones básicas 2Os dejo aquí el libro movil que desde Orientación Andújar nos presentan y que atiende a principios educativos tan importantes como el de una educación manipulativa, experiencial con un enfoque lúdico y que busca la construcción del aprendizaje:

“Desde Orientación Andújar creemos firmemente en el empleo de materiales manipulativos para nuestras clases especialmente si trabajamos con alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo. Y ademas son ideales para trabajar con los alumnos más pequeños de educación infantil o preescolar. Por lo que compartimos con vosotros este  un divertido libro móvil para trabajar las operaciones básicas  con nuestros alumnos.

Este material  realizado por Eva Macho, profesora de Pedagogía Terapéutica,  en el C.E.I.P. San Blas de Alicante, Creadora del blog mimundodept, nosotros hemos añadido la versión en blanco y negro para facilitar su impresión.” (más…)

La partitura perdida de Stravinski

  • Reaparece en el Conservatorio de San Petersburgo la composición orquestal ‘Canto fúnebre’ que el genio ruso escribió en 1908

1441739461_145390_1441739750_noticia_normalCanto fúnebre (Chant Funèbre en francés o Pogrebal’naya pesn’ en ruso) es pura y simplemente el eslabón perdido para comprender en toda su dimensión el fenómeno de Ígor Stravinski (Oranienbaum, Rusia, 1882—Nueva York, 1971). Ese giro personal hacia la modernidad desde la tradición decimonónica rusa. Esa revolución musical que emprendió en 1910 con el estreno en París de El pájaro de fuego. Y que continuó cada vez con mayor intensidad los tres años siguientes con dos títulos fundamentales: Petrushka y La consagración de la primavera.Siguió componiendo hasta finales de los sesenta, pero con esas tres obras le bastó para pasar a la historia.

En realidad, el hallazgo de las partes de orquesta de Canto fúnebrese produjo en otoño pasado gracias a una remodelación en el mítico Conservatorio de San Petersburgo que permitió remover centenares de manuscritos musicales sin catalogar. La pericia de la musicóloga Natalia Braginskaya, una destacada especialista rusa en Stravinski, unida a la profesionalidad de los bibliotecarios del centro de enseñanza musical de la antigua Leningrado, han permitido dar con esta composición orquestal de 1908 que se creía perdida tras los rigores bélicos de la Revolución de 1917.

El hallazgo fue dado a conocer el pasado viernes  dentro de un simposio de la Sociedad Internacional de Musicología celebrado precisamente en San Petersburgo. Allí se reivindicó el poder del estudio de los manuscritos para ahondar en el conocimiento de los grandes compositores y la ponencia de Braginskaya fue un verdadero corolario de ello.

Esperanza

Stravinski tuvo siempre en vida la vaga esperanza de que la obra apareciera algún día entre los fondos de una de las bibliotecas orquestales de San Petersburgo, tal como confesó a Robert Craft en su libro de 1959 titulado Memorias y comentarios. Y tenía toda la razón. Canto fúnebrese estrenó en el Conservatorio peterburgués en enero de 1909 durante un concierto dedicado a la memoria de Nicolai Rimski-Korsakov que dirigió Felix Blumenfeld; lo recuperado ahora son precisamente las partichelas o partes sueltas manuscritas utilizadas por la orquesta del conservatorio en aquel estreno.

La historia se repite y algo similar sucedió con la Sinfonía n° 1 de Sergei Rachmaninov, considerada perdida hasta que se encontraron las partes orquestales de su estreno en 1944. Antes como ahora, ninguno de los dos compositores ha vivido para conocerlo.

Stravinski siempre tuvo una especial inclinación hacia Canto fúnebre. En el referido libro de 1959 confiesa a Craft que era su mejor composición anterior a El pájaro de fuego y también la más avanzada.

Ello concuerda con los comentarios publicados por los críticos tras su estreno, que alabaron la orquestación pero condenaron su frialdad claramente ajena a los postulados postrrománticos imperantes. Y ello especialmente al tratarse de una obra fúnebre donde el discípulo lamenta la muerte del maestro. Nicolai Bernstein indicó enPeterburgskaya Gazeta, con no poca sorna, que la obra era todo menos “un clamor del corazón”.

Primeros pasos

A sus 26 años, un Stravinski apenas conocido en Rusia daba con firmeza sus primeros pasos como compositor dejando levemente a un lado la tradición a la que pertenecía. Esa insolencia unida a un novedoso manejo de la orquestación con tintes impresionistas es lo que atrajo a Sergei Diaghilev, quien le propuso unirse a sus Ballets Rusos y viajar a París en 1909. Inicialmente su labor consistió simplemente en orquestar piezas de Chopin, aunque pronto se embarcó en la composición de El pájaro de fuego, donde recondujo su herencia nacionalista rusa hacia una estela sonora que se vincula más con Scriabin.

Maestro del siglo XX

Ígor Stravinski nació en Oranienbaum (Rusia) el 17 de junio de 1882 y murió en Nueva York el 6 de abril de 1971.

Principales obras. Ballet: El pájaro de fuego(1910), Petroshka (1911), La consagración de la primavera (1913), El ruiseñor (1914), Renard(1916), El beso del hada (1928)… Música de cámara: Historia de un soldado (1919)… Música de escena: Edipo Rey (1927),  La carrera del libertino (1951), El diluvio (1962)…

Libro. Escribió Poética musical, con Alexis Roland-Manuel.

En Petrushka combinaría después danzas y cantos populares con un lenguaje musical plagado de impresionantes juegos tímbricas como resultado de la mezcla y yuxtaposición de ideas, lo que abrió camino hacia la bitonalidad y el primitivismo rítmico que tiñen de modernidad La consagración de la primavera, sin duda su propuesta más novedosa y duradera a pesar de que su estreno, el 29 de mayo de 1913 en el Teatro de los Campos Elíseos de París, constituyó (y sigue haciéndolo) uno de los escándalos más sonados de la historia de la música.

Aunque Canto fúnebre represente el nexo entre la tradición y la modernidad en Stravinski, todavía no es posible escucharla. Sobre el hallazgo de esta temprana composición exhumada de Stravinski escribió Stephen Walsh, otro relevante especialista en el compositor, algunas impresiones en The Guardian, claramente a partir de lo presentado por Braginskaya en el referido simposio.

Según parece, el tesoro rescatado en San Petersburgo es una obra lenta, procesional, tímbricamente dialogada y llena de contrastes. Un verdadero juego de sonoridades donde, según explicó el propio Stravinski en su Autobiografía, cada instrumento solista de la orquesta va desfilando con su propia melodía como si portara una corona de flores a la tumba del maestro.

Sin embargo, las influencias en la obra no se limitan a Rimski-Korsakov, sino también a Richard Wagner. Una influencia que el propio Stravinski no habría admitido de buena gana años después…

Pablo L. Rodríguez, 09 de septiembre de 2015

(más…)

La experiencia musical en el cerebro

La música es un patrón regular de ruido que depende de su fuente (instrumento musical), el timbre o calidad de un sonido y la frecuencia (armonía) para atrapar nuestra atención.

La música puede provocar emociones positivas como la alegría, las risas, el apego que inducen conductas de aproximación y bienestar; en contraste, una canción que nos recuerda a una ex pareja puede generar palpitaciones, sudoración, estremecimiento asociadas a emociones negativas como el enojo y la tristeza que generan aislamiento y la sensación de dolor.

Las canciones son excelentes reforzadores de mensajes, acentuadores de emociones y con capacidad de cambiar nuestro estado de ánimo. 

Los procesos musicales están presentes en la cotidianidad. Fragmentos lentos y suave suscitan tranquilidad. Las canciones son excelentes reforzadores de mensajes, acentuadores de emociones y con capacidad de cambiar nuestro estado de ánimo. Nos ayudan a aprender y favorecen la atención o a atraparnos en el éxtasis de aislarnos socialmente hasta llevarnos a la adicción de los audífonos. La hostilidad, ansiedad o irritación se reducen considerablemente al escuchar música instrumental o agradable a nuestro pensamiento.

(más…)